Cabecera 2019 CBMSO CSIC UAM

Monday, 19th August 2019

Integridad Científica en el CBMSO

Integridad Científica: una cuestión de principios y consecuencias


Santiago Lamas

Profesor de Investigación

Centro Mixto CSIC-UAM de Biología Molecular “Severo Ochoa”

Carmen Ayuso

Directora del Instituto de Investigación Sanitaria

Fundación Jiménez Díaz

Universidad Autónoma de Madrid


1. Definición:

La ciencia surge de la observación, recolección e interpretación de datos del mundo exterior. La integridad científica alude al correcto procedimiento de cada uno de estos pasos y como en el caso de la integridad personal connota honestidad, transparencia, justicia y responsabilidad. Por tanto transmite las ideas de totalidad y consistencia morales.

Idealmente la ciencia debe limitarse en su práctica a las personas íntegras pero por estar los científicos constituidos de la misma materia que el resto de su especie no se sustraen a comportamientos carentes de integridad durante el ejercicio de su profesión. Por tanto los comportamientos morales ante la actividad científica y la personal pueden, aunque no deben, estar disociados y en este contexto esta reflexión se sitúa más en el plano de la solidez moral que de la globalidad.

2. Integridad en el quehacer científico:

Dentro de la actividad científica existen un conjunto de prácticas virtuosas directamente relacionadas con la misma que merece la pena señalar:

  • Honestidad intelectual en la propuesta, desarrollo y comunicación de la investigación.
  • Precisión en la representación escrita u oral de las contribuciones o propuestas científicas.
  • Imparcialidad en el proceso de revisión por pares.
  • Espíritu colaborativo de interacción científica y predisposición a compartir recursos.
  • Transparencia en los conflictos de interés reales o potenciales.
  • Protección a sujetos experimentales animales o humanos.
  • Adhesión a códigos éticos de conducta en los equipos de investigación.
  • Dirección y supervisión rigurosas y dedicadas.

Posteriormente se comentarán aspectos específicos relacionados con estas prácticas y que son susceptibles de crear conflictos y tensiones en cada una de ellas.

3. Conceptos y aproximaciones de filosofía moral directamente aplicables a la integridad científica

Ética teleológica o consecuencialista: utilitarianismo [1]

Esta corriente de pensamiento originalmente articulada por Jeremy Bentham en el siglo XVIII sostiene que para decidir sobre la moralidad de un acto hay que tener en cuenta el conjunto de consecuencias positivas y negativas de dicho acto. Si el balance es positivo y maximiza el beneficio para el mayor número posible de personas, el acto puede considerarse moral. Esta aproximación utiliza el placer y el dolor como árbitros indiscutibles de las opciones morales y aparentemente prioriza el concepto de felicidad máxima en una comunidad. A lo largo del tiempo han surgido diversas objeciones a estas ideas, basadas en el concepto de que una supremacía de la utilidad de un acto genera el desprecio por los derechos individuales, conllevando consecuencias graves para los comportamientos globales de una sociedad y contradicciones difíciles de salvar.

Es importante señalar que muchos actos de nuestra vida y muchos comportamientos sociales están impregnados de esta visión, aunque no siempre tengan en cuenta el interés general que propone Bentham sino directamente el personal.

Ética deontológica o de principios: el imperativo categórico [2]

La otra gran corriente de pensamiento moral está imbuida del pensamiento de Kant y de acuerdo con el mismo la moralidad de un acto no debe relacionarse nunca con sus consecuencias ni su utilidad, ya que ello promovería cambios en nuestra posición  moral dependiendo de las circunstancias. Como reacción a este relativismo surge el concepto de “imperativo categórico” según el cual siempre debemos actuar por normas universalizables y extensibles a todos. Ello implica que cualquier individuo no debe ser concebido únicamente como un medio sino también como un fin. Además conecta la idea de moralidad con la de libertad y respeto a los derechos individuales. Sin embargo hay que tener en cuenta que la propuesta kantiana es más compleja porque la libertad no es solo la posibilidad de elegir entre diferentes opciones sino de elegir la opción adecuada por su valor intrínseco, no por los efectos útiles que conlleva. Esta opción solo es identificable a través de la razón práctica y el imperativo categórico, en contraste con una razón instrumental y un imperativo hipotético.

Es evidente que este pensamiento permea una gran parte de nuestra cultura religiosa y laica y es evidente también que existen detractores y críticos del mismo que no es el momento de analizar.

En lo que se refiere al concepto de integridad científica estas visiones dispares pueden tener aplicación a problemas concretos como luego veremos en un ejemplo, el de la investigación animal.

No hay que olvidar finalmente otra corriente de pensamiento en filosofía moral, el libertarianismo [3]. De acuerdo con ella todo acto individual es permisible si no infringe directamente la libertad de otros, de modo que las leyes paternalistas, la legislación sobre virtudes sociales o la redistribución de recursos entrarían en flagrante contradicción con esta teoría. En el quehacer científico esta visión también tiene claros partidarios y merece la pena preguntarse si es compatible con la integridad científica de acuerdo a las definiciones antes dadas.

4. El entorno investigador y su impacto sobre la integridad científica

Para comprender las complejas interrelaciones entre la investigación científica y su entorno se suele recurrir al modelo de sistemas abiertos [4]. Este modelo incluye el entorno externo a la investigación, la organización interna de la investigación en centros, facultades, departamentos y otras estructuras administrativas, los individuos que forman parte de dichas estructuras y las influencias recíprocas entre todos estos elementos. El modelo conlleva una dinámica interna bien definida de modo que existe retroalimentación entre resultados finales y re-definición de políticas y asignación de recursos y que el éxito final depende de la capacidad de adaptación de las instituciones a las circunstancias cambiantes de su entorno.

Aspectos clave dentro de la actividad científica son la financiación y los recursos humanos. Dentro de la financiación es importante identificar el modelo que impera en un determinado entorno y esencial conocer los mecanismos de distribución de fondos dentro de cada institución. En la investigación biomédica que nos toca mas de cerca, el modelo imperante, heredado de la cultura anglosajona, es el del grupo orquestado alrededor de un investigador principal que supuestamente rinde cuentas finales ante la agencia financiadora. Es evidente que en entornos competitivos como es el caso de la investigación biomédica, el riesgo de incurrir en conductas poco apropiadas es mayor. Por ello, fomentar un alto grado de integridad científica supone un reto adicional para cualquier institución enmarcada en este ámbito y que valore adecuadamente este aspecto. En el caso concreto de la investigación biomédica y biológica en general la presión por publicar y además por hacerlo en determinado tipo de revistas con mayor visibilidad es el elemento que genera mayores tensiones en los individuos y en las instituciones. Un mayor éxito en la publicación determina financiaciones futuras y mayor dotación de recursos humanos. Esta tensión es perceptible en todos los niveles de competitividad y el origen de no pocas identificaciones de conductas inapropiadas y en el mejor de los casos de apostasías de artículos publicados en las revistas pertinentes.

Todas estas pinceladas forman parte de un conjunto altamente complejo de interrelaciones donde otros aspectos tales como la política científica global e interna de cada institución, las responsabilidades de los órganos de dirección, los mecanismos de toma de decisión, las estrategias propias de cada institución y el clima ético-social imperante determinan el enorme impacto que el entorno ejerce sobre la actividad investigadora y por ende sobre la integridad científica. Cabe decir que, incluso las sociedades mas avanzadas, tienen mal resuelto el análisis de este impacto y no existen aproximaciones al mismo genéricamente instauradas de manera transnacional.

5. Aspectos directamente relacionados con la integridad científica que afectan a la realidad cotidiana de la investigación

Supervisión o guía [5]:

Este concepto, el de mentor (tomado del consejero de Telémaco en La Odisea) implica el tutelaje de todas aquellas personas que se inician en la investigación pero con frecuencia implica relaciones perdurables en el tiempo, a veces toda la vida. Por ello las relaciones entre mentor y tutelado no son las mismas siempre y evidentemente tienen mas trascendencia durante las etapas iniciales de la carrera científica. La trascendencia de este período es grande ya que el estar expuesto a un mentor que transmita conductas éticas y preocupación por la integridad científica marcará definitivamente al investigador/a novel. Es evidente que en este caso una aplicación de la ética kantiana es más próxima a nuestro sentir ético intuitivo de modo que la formación del joven investigador no debe tratarse únicamente como un medio sino como un fin en si mismo. Aspectos importantes como el tamaño de los grupos y las responsabilidades administrativas o de otro tipo del mentor pueden condicionar de modo significativo la relación entre mentor y tutelado y en consecuencia la supervisión cuidadosa y escrutinio riguroso de los resultados de investigación.

Registro y mantenimiento de los resultados y datos obtenidos [6]:

Este aspecto, con frecuencia poco cuidado, es absolutamente esencial en la investigación del día a día de cualquier laboratorio experimental. El aprendizaje de una correcta estructura y orden a la hora de registrar los datos es generalmente autodidacta y aleatorio y no suele formar parte de programas formales de la formación del investigador. Sin embargo la trascendencia de este aprendizaje es enorme ya que muchos casos donde se ha cuestionado la validez de resultados publicados solo tienen resolución tras un análisis detallado de los experimentos y datos crudos debidamente fechados, anotados e interpretados. Por tanto las implicaciones legales sobre la veracidad de resultados o de propiedad intelectual son enormes. La necesidad de mantener y custodiar los cuadernos de laboratorio no se enfatiza suficientemente en la mayoría de los laboratorios. Existen varios modos de hacerlo correctamente y no nos podemos detener en ello. El futuro pasa probablemente por los cuadernos electrónicos virtuales y digitales, aunque su implantación está lejos de ser generalizada.

Autoría y revisión por pares [7]:

Este aspecto es uno de los mas susceptibles de generar conflictos y conductas inapropiadas en el sentido de que no siempre hay acuerdo para definir los criterios que implican ser autor de un trabajo científico ni el orden en que los autores y co-autores debe aparecer. En la investigación biomédica es esencial que sea el primer autor el que haya realizado la mayor parte de los experimentos y el último el autor senior que suele coincidir con el director del proyecto o investigador principal. Dada la creciente naturaleza colaborativa de la investigación experimental los artículos tienen cada vez más autores y delimitar sus contribuciones y su grado de importancia es cada vez más difícil. Dentro del contexto de la presión por publicar antes señalado cobra especial importancia la necesidad de ser primero o último autor dependiendo del estadio de la carrera profesional ya que ello condiciona crédito, oportunidades laborales, promociones y garantía de financiación. Por ello, establecer el orden justo de los autores y co-autores así como las responsabilidades de los mismos constituye un reto frecuente y no siempre bien resuelto. Ello cobra trascendencia especial en los casos en los que se demuestran resultados o actitudes fraudulentas que implican a uno o algunos investigadores pero que obligan a la retirada del artículo firmado por todos los autores, algunos de los cuales no son responsables del fraude en cuestión.

La aceptación o declinación de un artículo por el conjunto mayoritario de revistas se basa en el proceso de revisión por pares y de nuevo este aspecto es, además de uno de los mas complejos y espinosos,  alimento frecuente de conductas inapropiadas por parte tanto de revisores como de revisados. Aunque la intuición nos diga que la imparcialidad es requisito indispensable para evaluar un artículo científico, con asiduidad se detectan casos de revisores que son competidores directos del revisado y no lo comunican al editor, que retrasan deliberadamente la emisión de un juicio razonado o que simplemente rechazan un trabajo con argumentación débil o nula. Ello genera actitudes con frecuencia negativas en los revisados que generan un ruido innecesario y perjudicial para todo el proceso. Las actitudes editoriales no siempre ayudan y dada la presión antes comentada, especialmente notoria en las revistas con gran visibilidad, el proceso de revisión por pares queda cercenado en sus comienzos y a menudo sin una explicación aparentemente satisfactoria desde el punto de vista científico.

Uso de animales en investigación biomédica [8]:

La investigación en animales en las ciencias experimentales comenzó hace más de 100 años y ha contribuido de manera definitiva a un mejor conocimiento de la biología, la fisiología y la medicina. Es evidente sin embargo que desde hace tiempo la sociedad se enfrenta a un dilema moral de difícil resolución y el concepto de la existencia de derechos de los animales ha tomado cada vez más cuerpo de doctrina. Los argumentos en contra de la investigación animal no pueden ser descartados alegremente pues muchos están basados en un poderoso análisis racional y una no menos importante sintonía emocional. Los argumentos a favor de la investigación que pueden tener una raíz aparente en el utilitarianismo si se restringe a la especie humana son también racionales y no difíciles de abrazar si se tienen en cuenta las consecuencias beneficiosas a la hora de generar tratamientos satisfactorios de las enfermedades. Las corrientes de pensamiento ético antes esbozadas encuentran aquí un caldo de cultivo idóneo para apuntalar sus particulares visiones, ya utilitarista, ya de valor intrínseco de la existencia de un ser vivo. Como siempre, las fronteras no son sencillas y hay filósofos morales que enarbolan la bandera antiviviseccionista y que se declaran plenamente utilitaristas al incluir a los animales dentro del balance global de felicidad. Más allá de poder proponer una solución a este problema, quisiera únicamente constatar que en la investigación biomédica de nuestros días, parece haberse alcanzado  un consenso sobre la necesidad absoluta de limitar el sufrimiento de cualquier animal experimental, lo que en una gran mayoría de los casos puede lograrse con una anestesia y monitorización adecuados. En gran medida la legislación nacional y europea sobre investigación animal tiene en cuenta este concepto y desde un punto de vista intelectual y moral es hasta donde hemos sabido llegar. En lo tocante a la integridad científica el aspecto más importante es en primer lugar el que los investigadores se pregunten sobre su posición al respecto y en caso de que acepten la investigación animal adopten las medidas necesarias para minimizar el sufrimiento, revisando cuidadosamente las hipótesis y los experimentos. Finalmente quisiera señalar que la presión por la publicación y la originalidad genera asimismo una cultura “tsunami” de obtención de modelos genéticos que remeden enfermedades humanas que incide directamente sobre las publicaciones, la visibilidad y en última instancia sobre la financiación de los laboratorios.

Investigación en seres humanos [9]Estudios Genéticos

A raíz del proceso de Nuremberg se establecieron leyes aceptadas por una gran mayoría de países sobre los límites de la investigación en seres humanos sin consentimiento previo. Hoy día en los ensayos clínicos y en los proyectos de investigación es moneda común el requisito del consentimiento del paciente para participar en el estudio tras una adecuada información. Aunque este requisito contribuye a una adecuada racionalización de los estudios clínicos no pone fin a contradicciones o dificultades que puedan generar conductas incompatibles con la integridad científica. Estas devienen de una posible relación médico-enfermo mal entendida, de la transacción crematística habilitada por las compañías farmacéuticas y como no, de la trascendencia de un hallazgo clínico o terapéutico y la presión por o necesidad de publicitarlo. En los últimos años el debate se ha extendido y es especialmente candente en áreas como la investigación en células madre, adultas o embrionarias, debate que provoca posicionamientos éticos y sociales con frecuencia irreconciliables y sin duda no resuelto. Todo ello devuelve de nuevo al primer plano la necesidad de una cultura y educación sobre integridad científica, tan necesaria en su implantación y desarrollo como la propia educación científica de nuestra sociedad.

Otra área que provoca mucho debate son los estudios genéticos. Aunque el conocimiento y estudio del genoma humano tiene usos no sanitarios, como los estudios antropológicos [10], evolutivos [11] o forenses [12], su aplicación biomédica es, probablemente, la de mayor impacto social y económico. Durante el desarrollo del Proyecto Genoma Humano se anticiparon numerosos beneficios para la medicina, como el mejor conocimiento de las  bases etiopatogénicas de las enfermedades, la detección precoz de factores de predisposición, y las aplicaciones  diagnósticas. Y se está próximo a conseguir otros, como el diseño y sistemas de control de fármacos, los tratamientos personalizados o la terapia génica. Estos avances han despertado numerosas y a veces infundadas expectativas incrementadas por los medios de comunicación y paralelamente han creado inquietudes éticas y legales por las consecuencias imprevistas o indeseadas para las personas.

Los estudios genéticos tienen unas características peculiares: los datos obtenidos son permanentes (excepto mutaciones somáticas), pueden afectar a otras personas (familiares o no) y pueden servir para predecir una enfermedad. Por tanto, los datos obtenidos deben ser objeto de protección especial, con atención particular a la confidencialidad y no discriminación  y el respeto a la dignidad de las personas y derechos individuales. Entre otras consideraciones deben seguirse las recomendaciones éticas del Consejo de Europa[13], así como la legislación vigente (LIB14/2007) [14] que exige para la realización de pruebas genéticas, tanto de diagnóstico como de investigación, la recogida del Consentimiento Informado  expreso y escrito y el acompañamiento de Consejo Genético, de modo particular para los estudios predictivos y especialmente para los análisis en menores ó incapaces. Esta información debe realizarse en el contexto del Consejo Genético[15], como señala la LIB y el Consejo de Europa [16]. Es preciso hacer una ponderación de los beneficios y riesgos que aquéllos tienen, tanto para las personas que son objeto de los mismos, como para la sociedad en su conjunto, tratando de establecer el equilibrio adecuado de modo que no se vulneren los derechos individuales de justicia, no maleficencia, autonomía de las personas y beneficencia, manteniendo al mismo tiempo el objetivo general del bien común, en el caso de la investigación o para terceros en el caso de estudios familiares.

Otro requerimiento ético imprescindible es el de la calidad de los estudios genéticos. No hay nada menos ético que un estudio genético de mala calidad. En consecuencia, es una responsabilidad ética asegurar que los procedimientos, los laboratorios y los profesionales implicados en las pruebas genéticas cumplen los estándares de calidad requeridos para asegurar su validez analítica y clínica y su utilidad clínica [17],[18]. Y por último, sería muy aconsejable seguir las recomendaciones [19],[20] de las sociedades científicas,  y obligatorio contar con la aprobación de los Comités de Ética asistenciales y de la investigación.

 

Conflicto de interés [21]:

Es tan amplia y variada la acepción de este concepto que es imposible pormenorizar todos y cada uno de los escenarios donde puede surgir. Baste decir que el conflicto de interés puede ser de naturaleza económica, científica (antes esbozado), académica, institucional, familiar o empresarial. El de naturaleza económica es uno de los más frecuentes e implica en último término la remuneración y el beneficio de un investigador o de su institución a través de contratos con terceros por la realización de actividades o servicios financiados por fuentes públicas y concebidos para el bien público. El de naturaleza académica implica la posible obtención de un privilegio que permita el progreso de la carrera profesional de un investigador o sus allegados y en el que éste o estos últimos formen parte del proceso de toma de decisiones. A su vez el conflicto de interés debe distinguirse del conflicto de dedicación o del de conciencia.

Como es fácil intuir, es en este aspecto donde la integridad científica se ve cuestionada con mayor frecuencia y donde a pesar de los diferentes mecanismos habilitados para identificar de antemano su existencia, se producen constantes violaciones flagrantes de los principios de integridad señalados en el comienzo de esta charla. Un aspecto interesante sobre el que merece la pena reflexionar es la posición encontrada entre la cultura científica tradicional del investigador básico donde en última instancia la ciencia debe ser abierta y transparente y dirigida al bien común y la presión cada vez mayor por parte de sociedad y gobiernos para que los científicos obtengan productos con valor de cambio que impliquen en última instancia una ventaja económica para un país en concreto. Ambas visiones chocan sobre todo a la hora de tratar los resultados científicos ya que si para unos su diseminación debe ser totalmente inmediata y sin restricción alguna para otros debe ser protegida y confidencial con el fin de evitar su explotación por partes ajenas a su desarrollo inicial. Aquí de nuevo es necesario introducir elementos que promuevan la educación de los científicos y de la sociedad en general porque estas pulsiones encontradas sin análisis de sus consecuencias pueden contribuir a empobrecer la creatividad o a limitar el entusiasmo de la inversión privada en la actividad científica.

Propiedad intelectual [22]:

Aunque brevemente es necesario mencionar este aspecto que comprende al menos cuatro posibles situaciones con complejas implicaciones legales: patentes, derechos de autor, marcas registradas y secretos comerciales. Es importante señalar que el concepto de propiedad intelectual ha sido acuñado al hilo de las complejas interrelaciones con los marcos legales correspondientes y que cada país aporta soluciones y legislaciones parecidas pero específicas. El caso de las patentes se solapa en gran medida con el apartado anterior en cuanto a conflictos de interés y se extiende también a las relaciones entre institución, investigador principal y equipo investigador. Las ideas de novedad en el caso de las patentes y de originalidad en el caso de los derechos de autor son consustanciales con los mismos respectivamente y el origen de no pocos conflictos de interés y por tanto de potenciales conductas inapropiadas.

5. Como promover una cultura de integridad científica

Ante una problemática tan amplia y compleja la sociedad debe responder a través de mecanismos eficaces que limiten las conductas inapropiadas o delictivas en el contexto de investigación y sobre todo promuevan una cultura de comportamiento ético proclive a la integridad científica. Estos mecanismos pueden ser de orden institucional o más amplios a través de la formación y la educación.

Los acercamientos institucionales [23] encaminados a tratar este aspecto, cuando existen, suelen ser de naturaleza normativa a través de documentos o reglas más o menos explícitas que incluyen regulación de los procedimientos, establecimiento de comités éticos y protocolos de actuación ante situaciones concretas. Aunque necesarias, estas aproximaciones tienen la limitación de describir esencialmente lo que no hay que hacer o de establecer mecanismos de análisis o corrección ante el hecho consumado. Definen en general escenarios de mínimos más que contribuyen a un aumento significativo del clima deseable de integridad científica. Además conllevan un no desdeñable aumento de la burocracia. Las instituciones pueden y deben además implementar estrategias de cultura científica ética, basadas en el cumplimiento de objetivos, en la evaluación externa o interna o en una mezcla de ambas. A día de hoy no parece que exista una generalización sobre la adopción de estas estrategias ni sobre la preferencia de una sobre otra.

Sin embargo la aproximación mas global, urgente e importante es, como suele ser habitual, la de la educación [24]. La educación sobre la conducta responsable en investigación debe ser consustancial y no separable de la formación del investigador mismo, de modo que la competencia investigadora entrañe necesariamente una conducta íntegra y responsable. Este acercamiento maximiza la probabilidad de que la educación individual de los investigadores repercuta sobre la integridad científica real de las instituciones, de manera que esta última deje de ser un mero requisito administrativo. Este modelo educativo requiere de varios fundamentos capitales:

a) El aprendizaje de la dimensión ética de la investigación científica, así como de sus leyes y reglamentos: sensibilidad ética

b) El desarrollo de actitudes de pensamiento racionales ante las diferentes opciones: razonamiento ético

c) La integración de los valores de la disciplina científica en cuestión con los valores personales: formación de la identidad profesional.

d) Priorización de los valores profesionales sobre los personales: motivación y compromiso morales.

e) Realización de las tareas investigadoras profesionales con integridad: destreza y capacidad de supervivencia.

El desarrollo de este modelo puede implementarse  a través de múltiples mecanismos que incluyen cursos específicos, talleres, conocimiento de la reglamentación vigente, estudio específico de casos y discusión abierta de los mismos. Parece intuitivamente fácil de aceptar y la experiencia lo demuestra que son los propios investigadores en los diferentes estadios de sus carreras profesionales los que deben implicarse en esta tarea educativa, dado el conocimiento intrínseco que poseen de la propia materia. La participación activa de los estudiantes y la auto-evaluación frecuente y continuada en el tiempo son ingredientes básicos del éxito. Con todo, no hay mejor prédica que la del ejemplo y por ello la conducta de los directores de laboratorio será definitiva a la hora de marcar la trayectoria de integridad de los futuros investigadores.

6. Conclusión

Como colofón de estas notas quisieramos recuperar el espíritu de su título. La integridad científica es una cuestión de principios, que deben ser necesariamente instaurados a través de una educación dirigida y consustancial a la propia formación del científico y también una cuestión de consecuencias, dado que la violación de la integridad ensombrece cualquier clima moral y tiene a largo plazo repercusiones totalmente indeseables sobre la propia sociedad.

 


[1] Michael J. Sandel, Justice: What´s the right thing to do, “The greatest happiness principle ”, Allen Lane, Penguin Books, 2009, pp. 31-57.

[2] Ibid, “What matters is the motive” pp. 103-139.

[3] Ibid, “Do we own ourselves?”, pp. 58-102.

[4] Institute of Medicine, National Research Council of the National Academies: Integrity in Scientific Research, “The Research Environment and its Impact on Integrity in Research”, The National Academies Press, Washington D.C. 2002, pp. 49-71

[5] Francis L. Macrina: Scientific Integrity, an introductory text with cases, “Mentoring”, ASM Press, Washington D.C. 1995, pp. 15-39.

[6] Ibid. “Scientific Record Keeping”, pp. 41-67.

[7] Ibid. “Authorship and Peer Review”, pp. 69-95

[8] Ibid. Bruce A. Fuchs: “Use of Animals in Biomedical Experimentation” pp. 97-136.

[9] Ibid. Paul S. Swerdlow “Use of Humans in Biomedical Experimentation” pp 137-160.

[10]  Adams SM, Bosch E, Balaresque PL, Ballereau SJ, Lee AC, Arroyo E, et al. The genetic legacy of religious diversity and intolerance. Paternal lineages of Christians, Jews and Muslims in the Iberian Peninsula. AJHG 2008; 83: 725-736.

[11] Stoneking M & Krause J. Learning about human population history from ancient and modern genomes NAT REV GENET 2011,  12: 603- 612.

[12] Pneuman A, Budimlija ZM, Caragine T, Prinz M, Wurmbach E. Verification of eye and skin color predictors in various populations. Leg Med (Tokyo). 2012 Jan 26.

[13] Consejo de Europa. Steering Committee on Bioethics (CDBI/INF) Additional Protocol to the Convention on Human Rights and Biomedicine, concerning Genetic Testing for Health Purposes. Estrasburgo 27 Septiembre 2007. [consultado 9/02/2012]. Disponible en: http://conventions.coe.int/Treaty/EN/Treaties/Html/TestGen.htm

[14] Art 3 Ley de Investigación Biomédica 14/2007

[15] Rantanen E, Hietala M, Kristoffersson U, Nippert I, Schmidtke J, Sequeiros J, Kääriäinen H. What is ideal genetic counselling? A survey of current international guidelines . Eur J Hum Genet. 2008 Apr;16(4):445-52.

[16] OECD/OCDE. OECD guidelines for quality assurance in molecular genetic testing. 2007. [Consultado 09-02-2012]: Disponible en: http://www.oecd.org/dataoecd/43/6/38839788.pdf.

[17] OECD/OCDE. OECD guidelines for quality assurance in molecular genetic testing. 2007. [Consultado 09-02-2012]: Disponible en: http://www.oecd.org/dataoecd/43/6/38839788.pdf.

[18] Eurogentest. molecular_genetics/guidelines.  [Consultado 09-02-2012]: Disponible en: http://www.eurogentest.org/web/info/public/unit1/eqa/molecular_genetics/guidelines.xhtml.

[19] Comisión Europea Eur 21120: 25 Recomendaciones sobre las repercusiones éticas, jurídicas y sociales de los tests genéticos. 2004. Luxemburgo. Oficina de Publicaciones oficiales de las Comunidades Europeas [Consultado 09-02-2012] Disponible en: http://ec.europa.eu/research/conferences/2004/genetic/pdf/recommendations_es.pdf

[20] Borry P, Evers-Kiebooms G, Cornel MC, Clarke A, Dierickx K, on behalf of the Public and Professional Policy Committee (PPPC) of the European Society of Human Genetics (ESHG). Genetic testing in asymptomatic minors: Recommendations of the European Society of Human Genetics. Eur J Hum Genet. 2009, 1–2.

[21] Francis L. Macrina: Scientific Integrity, an introductory text with cases, S. Gaylen Bradley “Conflict of Interest” pp. 161-187.

[22] Ibid. Thomas D. Mays “Ownership of Data and Intellectual Property”, pp. 189-219.

[23] Institute of Medicine, National Research Council of the National Academies: Integrity in Scientific Research, “Institutional Approaches to Fostering Integrity in Research” pp. 72-83.

[24] Ibid. “Promoting Integrity in Research through Education” pp. 84-111.

External scientific advisory board

 

Chairman:  Dr. Matthew Freeman

Sir Willian Dunn School of Pathology

University of Oxford, Oxford (UK)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Sebastian Amigorena

INSERM U932, PSL Research University

Institut Curie, Paris (France)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. John Diffley

Cancer Reseach UK London Research Institute ( UK)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Anne Ephrussi

Developmental Biology Unit

European Molecular Biology Laboratory (Germany)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Reinhard Faessler

Department of Molecular Medicine

Max Plank Institute of Biochemistry. Martinsried (Germany)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Matthias W. Hentze

 

EMBL Gene Expression Programe

Heidelberg (Germany)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Vivek Malhotra

Departament of Cell and Developmental Biology

CRG-Centre de Regulacio Genomita (Barcelona, Spain)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Ed Palmer

Department of Biomedicine

University Hospital, Basel

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Felix Rey

Molecular and Structural Microbiology

CNRS URA 3015, Institut Pasteur, Paris

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Giampietro Schiavo

UCL Institute of Neurology

Discoveries Centre for Regenerative and Precision Medicine, UCL Campus

University College London, Queen Square, London WC1N 3BG, UK

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Matthijs Verhage

Department of Functional Genomics at the VU University Medical Center

Vrije Universiteit, Amsterdam, The Netherlands

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Dr. Waldemar Vollmer

Institute for Cell and Molecular Bioscienciences ( UK)

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Directors of the Scientific Departments

 

 Cell Biology and Immunology Marisa Toribio
mtoribio at cbm.csic.es 91196 4556
         
Virology and Microbiology   Francisco Sobrino
fsobrino at cbm.csic.es  91196 4493
         
Development and Regeneration    Paola Bovolenta pbovolenta at cbm.uam.es  91196 4718
         
Molecular Neuropathology   Carlos Dotti
cdotti at cbm.csic.es  91196 4519
         
Genome Dynamics and Function    Crisanto Gutiérrez  cgutierrez at cbm.uam.es  91196 4638

 

 

Directores Departamentos Científicos

 

 Biología Celular e Inmunología Marisa Toribio
mtoribio at cbm.csic.es 91196 4556
         
Virología y Microbiología   Francisco Sobrino
fsobrino at cbm.csic.es  91196 4493
         
Desarrollo y Regeneración    Paola Bovolenta pbovolenta at cbm.uam.es  91196 4718
         
Neuropatología Molecular   Carlos Dotti
cdotti at cbm.csic.es  91196 4519
         
Dinámica y Función del Genoma    Crisanto Gutiérrez  cgutierrez at cbm.uam.es  91196 4638

 

 

Contact info

Info/Switchboard

Tel.: +34-911964401

Institutional Relations

Almudena Hernando
Tel.: +34-911964417
E-mail: institucional at cbm.csic.es

 

NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it. Learn more

I understand

COOKIES POLICY

What are cookies?

A cookie is a file that is downloaded to your computer when you access certain web pages. Cookies allow a web page, among other things, to store and retrieve information about the browsing habits of a user or their equipment and, depending on the information they contain and the way they use their equipment, they can be used to recognize the user.

Types of cookies

Classification of cookies is made according to a series of categories. However, it is necessary to take into account that the same cookie can be included in more than one category.

  1. Cookies according to the entity that manages them

    Depending on the entity that manages the computer or domain from which the cookies are sent and treat the data obtained, we can distinguish:

    • Own cookies: those that are sent to the user's terminal equipment from a computer or domain managed by the editor itself and from which the service requested by the user is provided.
    • Third party cookies: those that are sent to the user's terminal equipment from a computer or domain that is not managed by the publisher, but by another entity that processes the data obtained through the cookies. When cookies are installed from a computer or domain managed by the publisher itself, but the information collected through them is managed by a third party, they cannot be considered as own cookies.

  2. Cookies according to the period of time they remain activated

    Depending on the length of time that they remain activated in the terminal equipment, we can distinguish:

    • Session cookies: type of cookies designed to collect and store data while the user accesses a web page. They are usually used to store information that only is kept to provide the service requested by the user on a single occasion (e.g. a list of products purchased).
    • Persistent cookies: type of cookies in which the data is still stored in the terminal and can be accessed and processed during a period defined by the person responsible for the cookie, which can range from a few minutes to several years.

  3. Cookies according to their purpose

    Depending on the purpose for which the data obtained through cookies are processed, we can distinguish between:

    • Technical cookies: those that allow the user to navigate through a web page, platform or application and the use of different options or services that exist in it, such as controlling traffic and data communication, identifying the session, access to restricted access parts, remember the elements that make up an order, perform the purchase process of an order, make a registration or participation in an event, use security elements during navigation, store content for the broadcast videos or sound or share content through social networks.
    • Personalization cookies: those that allow the user to access the service with some predefined general characteristics based on a series of criteria in the user's terminal, such as the language, the type of browser through which the user accesses the service, the regional configuration from where you access the service, etc.
    • Analytical cookies: those that allow the person responsible for them to monitor and analyse the behaviour of the users of the websites to which they are linked. The information collected through this type of cookies is used in the measurement of the activity of the websites, applications or platforms, and for the elaboration of navigation profiles of the users of said sites, applications and platforms, in order to introduce improvements in the analysis of the data of use made by the users of the service.

Cookies used on our website

The CBMSO website uses Google Analytics. Google Analytics is a simple and easy to use tool that helps website owners to measure how users interact with the content of the site. You can consult more information about the cookies used by Google Analitycs in this link.

Acceptance of the Cookies Policy

The CBMSO assumes that you accept the use of cookies if you continue browsing, considering that it is a conscious and positive action from which the user's consent is inferred. In this regard, you are previously informed that such behaviour will be interpreted that you accept the installation and use of cookies.

Knowing this information, it is possible to carry out the following actions:

How to modify the configuration of cookies

Using your browser you can restrict, block or delete cookies from any web page. In each browser the process is different, here we show you links on this particular of the most used browsers: