Martes, 12 de Diciembre de 2017

Desarrollo y Regeneración

        Especificación de destinos neuronales en el sistema nervioso central de Drosophila

 


Grupo-400

 


Fernando Jiménez Díaz-Benjumea

Ccompogrupo

CListado

 

Resumen de Investigación:

Durante el desarrollo del sistema nervioso central de Drosophila, las células progenitoras neuronales, los neuroblastos, se dividen asimétricamente para generar neuronas y auto-regenerarse. En este proceso los neuroblastos atraviesan una serie de ventanas temporales que definen el destino de las distintas neuronas que se generan. Estas ventanas temporales están definidas por la expresión temporal de un conjunto de factores de transcripción. Al mismo tiempo, la expresión de los genes HOX, a lo largo del eje anteroposterior del embrión, genera diversidad en los diferentes segmentos. Nuestro objetivo es entender los mecanismos por los que los genes Hox y los factores temporal interaccionan para definir el código combinatorial de factores de transcripción que especifica el destino de las diferentes neuronas. Nuestro sistema modelo es dos conjuntos de neuronas que se caracterizan por la expresión de los neuropéptidos Leucoquinina y CCAP (Figura 1).

 Fig01-300
Patrón de expresión de los neuropéptidos Leukoquinina y CCAP en el sistema nervioso central de Drosophila.

 

Al final de la neurogénesis embrionaria, los neuroblastos, bien mueren por apoptosis o entran en quiescencia. Más tarde en el desarrollo, en estadios larvarios, los neuroblastos reanudan la proliferación y generan, en un segunda neurogénesis, el sistema nervioso del adulto. Poco se sabe acerca de los mecanismos que controlan la entrada en quiescencia y el mantenimiento del destino celular durante la quiescencia (Figura 2).

 Fig02-300
A la entrada en quiescencia los neuroblastos sufren un marcado cambio de forma, aquí detectado por inmunomarcaje en los estadios 14, 15 y 16 de la embriogénesis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los segmentos abdominales sólo 3 de los 30 neuroblastos presentes en cada hemisegmento experimentan quiescencia, el resto muere por apoptosis. Hemos elegido los neuroblastos abdominales como sistema modelo para estudiar en primer lugar, cómo estos dos destinos están regulados genéticamente y en segundo lugar, cuáles son los cambios celulares que implican la entrada en quiescencia.


Publicaciones: