ENFERMEDAD


La viruela era una enfermedad milenaria que afectaba en forma de epidemia a la población. Ya era conocida en Egipto. Sabemos que fue la causa de muerte del faraón Ramsés V alrededor del año 1100 a.C.
Razés en el año 910 d.C. fue el primer médico que describió esta enfermedad. Pero fueron las Cruzadas, las Peregrinaciones y las Rutas Comerciales en la Edad Media las que favorecieron la propagación y la extensión de la enfermedad por Europa, Asia y Africa.
Ni la peste, ni el cólera, ni la fiebre amarilla, llagaron a representar nunca un azote tan universal y tan persistente en la memoria de las gentes como la viruela. En el siglo XVIII, el Dr. Störck afirma: La viruela como el amor no perdonaba a nadie; el Dr Virrey y Mange sentencia: El viviente racional no podrá pasar al término señalado de la vida, sin ser infecto de tan venenosa tragedia; y el Dr. O´Scanlan generaliza: Las viruelas son una guadaña venenosa que siega sin distinción de clima, rango, ni edad, la cuarta parte del género humano, constando por repetidas observaciones, que la décima cuarta parte de cuantos anualmente pierden la vida son sacrificados a esta cruel hydra.
América y España no sólo pusieron en contacto patrones sociales, culturales y económicos, sino que también se intercambiaron enfermedades, entre las que destaca como más mortal la viruela. Por su carácter epidémico podía eliminar poblaciones completas o marcarlas para toda la vida con secuelas tan funestas como la pérdida de la vista y la pérdida de la belleza sobre todo en el rostro. El terror, el pánico y el miedo hacia la enfermedad sembraron la idea de la desesperanza y muerte ante la viruela.
Era llamada de las más variadas formas: Terrible azote; Angel exterminador; Instrumento mortal; Mal encarnado; Dama negra; Veneno mortífero; Guadaña venenosa; Herodes de la niñez.


Dibujo de un enfermo de viruela

B. J. MARTÍNEZ COMPAÑÓN (1790)


Fotografía de un enfermo de viruela

siglo XX

Las epidemias representaron un acontecimiento que conmociona profundamente a la sociedad dentro de la cual aparecen. No toda la sociedad se comporta igual, sino que cada grupo social tiene diferentes comportamientos ante la temida viruela. Lo normal era que la población huyese del lugar infectado, lo que favorecía la propagación. Frente a la viruela a lo largo de la historia se pusieron en marcha procesos curativos y procesos preventivos.

AtrásComienzoFinAdelante

La población americana manifestó diferentes comportamientos frente a las epidemias, la viruela como enfermedad, y la vacuna como profiláctico.
Podemos diferencias las siguientes actitudes:

Volver

Desde que se describió por primera vez la enfermedad, ya se buscaron las posibilidades de curarla.
Los intentos de curar las viruelas fueron muy creativos. Se intentó de todo. La imaginación, las creencias y el fanatismo invaden los criterios médicos.

Los métodos que se utilizan para curar las viruelas en América son los siguientes:


Volver

De hecho, no se consiguió un tratamiento eficaz que curara la viruela. Será el método científico el que desarrollará otros prodecimientos. Durante el siglo XVIII, con la llegada de la medicina científica, se intentaron los tratamientos preventivos.

Estos tratamientos son:


Grabado de un niño con marcas de vacuna
siglo XIX
Volver

AtrásComienzoFinAdelante